APRO Pisco

Foto-4-APRO-Pisco

La Reserva Nacional de Paracas es la más importante del país en cuanto a hábitat marino. En abril de 1992 fue reconocida como uno de los sitios de carácter especial para la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional (Convención RAMSAR), especialmente como hábitat de especies acuáticas como: el lobo fino, los pingüinos de Humboldt, las aves guaneras como el piquero, el guanay, el pelícano y otras especies.

En este contexto, las plantas pesqueras de ingredientes marinos se ubican en la zona de amortiguamiento de la Reserva, y por lo tanto, han adoptado los más altos estándares ambientales para no impactar en su ecosistema.

Es así que en 1999, la industria pesquera de la zona se organizó en una Asociación de Productores denominada APRO Pisco a fin de impulsar una producción más limpia y sostenible. En los primeros cinco años de existencia, esta iniciativa alcanzó logros importantes de resaltar, tales como:

  • Todas sus plantas asociadas utilizaban la tecnología ecoeficiente de secado indirecto a vapor, la cual reducía sus emisiones a un nivel mínimo.
  • Se optimizó el tratamiento de los sólidos y grasas del agua de bombeo.
  • Se construyó un emisor submarino de 18 pulgadas de diámetro y 13.8 Kms. de longitud para verter el agua de bombeo tratada a una profundidad de 50 metros, en una zona que garantizaba el impacto cero en la Reserva.

Todas estas acciones posibilitaron que no se afecte en absoluto este frágil ecosistema posibilitando que actualmente la zona se convierta en un gran boom turístico y hotelero. El éxito alcanzado con el modelo ambiental descrito, incluyendo el emisor submarino de alta dilución, fue replicado bajo supervisión del Estado en los casos de la Bahía El Ferrol y la Bahía Samanco.

Es importante resaltar que fue en APRO Pisco donde se introdujo una innovación muy importante para la industria pesquera como es la instalación de las denominadas bombas ecológicas de descarga en reemplazo de las bombas centrifugas tradicionales que generaban hasta el triple de volumen de agua de bombeo. Este modelo también se extendió posteriormente a todo el sector.