Cambio climático: Perú debe fortalecer institucionalidad para afrontar nueva realidad, plantea la SNP

Elena Conterno destaca importancia de esta condición para la sostenibilidad de los recursos pesqueros.

Lima, 02 de noviembre de 2017.- Para que el Perú esté mejor preparado ante el cambio climático es necesario el fortalecimiento de la institucionalidad con el fin de enfrentar de manera adecuada esta nueva realidad, planteó Elena Conterno, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), durante su participación en la conferencia Necesidades de Infraestructura en una Nueva Realidad Climática, organizada por Americas Society Council of the Americas.

“La institucionalidad es tan importante como la infraestructura. Cuando hablo de institucionalidad me refiero a la sostenibilidad de los recursos pesqueros, porque se ha avanzado en la regulación de la pesca industrial y en la asignación de cuotas en especies, como merluza y anchoveta, pero tenemos muchas otras pesquerías que no tienen este abordaje y que las hace más vulnerables”, dijo.

Durante su participación en el panel Crecimiento sostenible en una nueva Realidad Climática: Ante las crecientes amenazas del cambio climático, ¿cómo puede el Perú continuar su crecimiento económico sostenible?, Conterno puso como ejemplo el caso de la pota, que captura 500 mil toneladas al año, pero no existe asignación de derechos y afronta otros problemas, como la trazabilidad, que deben ser abordados.

“Entonces, en un contexto donde puede cambiar la disponibilidad y distribución de los recursos pesqueros, necesitamos estar preparados con una institucionalidad que garantice la sostenibilidad de los recursos pesqueros y que los actores tomen las mejores decisiones de inversión, generando alimentos, además de producción, exportaciones y empleo”, anotó.

Los retos de la industria pesquera
El cambio climático presenta retos para la industria pesquera. Elena Conterno consideró como un desafío conocer los escenarios posibles y cómo la nueva realidad climática afectará la abundancia y distribución de los recursos pesqueros. “Nuestro énfasis está en conocer qué podría pasar con la anchoveta, que es la principal pesquería del mundo. Nuestras instituciones científicas tienen hoy capacidad para anticiparse en torno a los cambios en el mar y así tomar medidas.”, comentó.

Insistió en que el otro desafío para el sector es la acuicultura, cuya actividad tiene mucho potencial, al punto que en el mundo el nivel de capturas ha pasado de solo 5 millones de toneladas al año a 85 millones en los últimos 20 años, mientras que las capturas pesqueras se han estabilizado en 90 millones de toneladas”, explicó.

Manifestó que la industria pesquera también ha tomado una serie de acciones en favor del medio ambiente en las zonas donde interviene. “El uso del agua es bastante limitado, se toma del mar y se retorna ya tratada con los más altos estándares. En emisiones hubo una norma de adecuación tecnológica para usar menos energía. Ahora el reto es la migración al gas natural que permitirá una actividad más amigable con el entorno”, refirió.

Finalmente, resaltó que la SNP promueve -desde hace varios años- que las normativas ambientales sean aplicables a todos los actores del sector pesquero, ya que hoy solo son vigentes para la industria de ingredientes marinos. “Eso significará que las ciudades pesqueras estén en mejores condiciones ambientales y que todo el esfuerzo hecho por nuestras empresas se vea reflejado de forma más cabal en las zonas donde intervenimos”, sostuvo.

Texto: Comunicaciones SNP
Foto: AS/COA