Compromiso ambiental: Tratamiento de emisiones y efluentes en la industria pesquera

La industria pesquera responsable cumple las normas ambientales, cuida el mar y el medio ambiente. Por ello, las plantas pesqueras de las empresas asociadas a la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) tratan sus emisiones y efluentes para cumplir con los Límites Máximos Permisibles (LMP).

Las plantas productoras de ingredientes marinos han introducido cambios en sus instalaciones con la finalidad de cumplir con las normas ambientales aprobadas por el Estado, tanto en lo referente a los LMP de Efluentes, de Emisiones y la Innovación Tecnológica, como al cambio gradual de la matriz energética a gas natural. A continuación, detallamos cada una de estas adecuaciones:

  • Adecuación para cumplir las normas ambientales: LMP de efluentes

El efluente principal que genera la industria pesquera es la denominada “Agua de Bombeo”, que proviene del agua de mar utilizada como medio para descargar mediante bombeo la materia prima desde las bodegas de las embarcaciones a las plantas productoras.

En el 2008 se aprobó el Decreto Supremo Nº 010-2008-PRODUCE, que estableció los LMP (ver cuadro 1) para los efluentes del sector de harina y aceite de pescado, los cuales –desde el año 2016- ya aplican en los valores más estrictos.

Un factor importante que ha posibilitado a la industria pesquera el adecuado cumplimiento de las normas ambientales y los LMP de efluentes es el procesamiento de materia prima de mayor frescura gracias, en gran medida, a la implementación de los Límites Máximos de Captura por Embarcación (LMCE), aprobados en el 2008 mediante Decreto Legislativo Nº 1084, que eliminó la carrera olímpica, y por tanto permite una pesca mejor planificada.

Para cumplir los LMP de efluentes, las plantas de la industria pesquera han implementado sistemas de descarga de anchoveta más eficientes y plantas de tratamiento, conforme con el esquema típico mostrado en el cuadro 2.

Los efluentes tratados que cumplen los LMP son descargados al cuerpo marino receptor mediante emisores submarinos, diseñados con la dilución necesaria con el objetivo de cumplir los Estándares de Calidad Ambiental (ECA) para Agua. El organismo competente que fiscaliza los ECA es la Autoridad Nacional del Agua (ANA), adscrita al sector Agricultura. Las plantas pesqueras gestionan regularmente ante la ANA su Autorización de Vertimientos.

  • Adecuación a los Límites Máximos Permisibles de Emisiones y la Innovación Tecnológica

El Decreto Supremo Nº 011-2009-MINAM establece que las plantas productoras de la industria pesquera deberán cumplir con un valor máximo de 5 mg/m3 de sulfuro de hidrógeno y 150 mg/m3 de material particulado.

Un factor determinante para que la industria cumpla los LMP de Emisiones fue la denominada Innovación Tecnológica, que consistió en la migración del sistema de secado del tipo de fuego directo al tipo de secado indirecto a vapor, de acuerdo con el estándar internacional actual. Esto quiere decir que la industria pesquera moderna no quema el recurso, sino que utiliza un proceso más limpio para la elaboración de productos de alta calidad.

Esta migración fue fruto de un trabajo concertado entre la Dirección General de Asuntos Ambientales de Pesquería (DIGAAP) del Ministerio de la Producción y la Sociedad Nacional de Pesquería que en el 2008 generó la emisión de la R. M. Nº 621-2008-PRODUCE.

Para el año 2012 todas las plantas migraron del Secado a Fuego Directo al Secado Indirecto a Vapor, tecnología ecoeficiente que aplica los vahos calientes del secado a las evaporadoras de Agua de Cola del tipo “película descendente”. Con ello se cumple los LMP de Emisiones; se reduce en más del 95% la generación de gases en general y se ahorra un 27% en el consumo de hidrocarburos.

  • Adecuación de la matriz energética a gas natural

Un factor importante que coadyuva para minimizar la generación de emisiones de las plantas de ingredientes marinos, incluyendo las de Gases de Efecto Invernadero es el cambio de la Matriz Energética al Gas Natural. El combustible tradicional empleado en las calderas es el combustible R-500.

Por ello, el sector prioriza la conexión al Gas Natural en la medida que se implementa la red de gaseoductos del Sistema Camisea como Plantas del Callao (2005), Plantas de Pisco (2013 / 2014) y Plantas de Tambo de Mora (2013 / 2015).

Asimismo, las nuevas tecnologías de transporte en camiones de gas liquefactado (la tecnología criogénica reduce el volumen 600 veces), así como el proyectado Gasoducto del Sur permiten establecer un objetivo para el año 2020 del 50% de la producción abastecida con gas natural.

En el periodo comprendido entre los años 2008 y 2015 la industria pesquera peruana ha realizado inversiones por US$ 500 millones para adecuarse al cumplimiento de las regulaciones ambientales.

Para la Sociedad Nacional de Pesquería, es urgente que el Ejecutivo apruebe estas mismas normas ambientales (límites máximos permisibles) para las plantas que elaboran conservas, curados y congelados. De esta manera, se evitará que algunas fábricas continúen contaminando el mar y el aire, generando una negativa percepción de la comunidad contra toda la industria pesquera.

Emisores submarinos en bahías
Los emisores submarinos cumplen una importante función en favor del cuidado del mar. Construidos por la industria pesquera, tienen como finalidad la disposición final de los efluentes industriales pesqueros, previamente tratados y dentro de los LMP, fuera de las bahías.

  • APRO Pisco y la Reserva de Paracas

La Reserva Nacional de Paracas es la más importante del país en cuanto a hábitat marino. En abril de 1992 fue reconocida como uno de los sitios de carácter especial para la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional (Convención RAMSAR), especialmente como hábitat de especies acuáticas como: el lobo fino, los pingüinos de Humboldt, las aves guaneras como el piquero, el guanay, el pelícano y otras especies.

En este contexto, la industria pesquera se ubica en la zona de amortiguamiento de la Reserva, y, por lo tanto, ha adoptado los más altos estándares ambientales para no impactar en su ecosistema.

En 1999, la industria pesquera de la zona se organizó en una Asociación de Productores denominada APRO Pisco, con el fin de impulsar una producción más limpia y sostenible. En sus primeros cinco años de existencia, esta iniciativa alcanzó logros importantes de resaltar, tales como:

-Todas sus plantas asociadas utilizaban la tecnología ecoeficiente de secado indirecto a vapor, la cual reducía sus emisiones a un nivel mínimo.

-Se optimizó el tratamiento de los sólidos y grasas del agua de bombeo.

-Se construyó un emisor submarino de 18 pulgadas de diámetro y 13.8 Kms. de longitud para verter el agua de bombeo tratada a una profundidad de 50 metros, en una zona que garantizaba el impacto cero en la Reserva.

-Todas estas acciones posibilitaron que no se afecte en absoluto este frágil ecosistema y que, actualmente, la zona sea en un gran hub turístico y hotelero. El éxito alcanzado con el modelo ambiental descrito, incluyendo el emisor submarino de alta dilución, fue replicado bajo supervisión del Estado en los casos de la Bahía El Ferrol y la Bahía Samanco.

En APRO Pisco se introdujo una innovación muy importante para la industria pesquera como fue la instalación de las denominadas bombas ecológicas de descarga en reemplazo de las bombas centrifugas tradicionales que generaban hasta el triple de volumen de agua de bombeo.

En 2017, el Ministerio del Ambiente reconoció a APRO Pisco como un modelo sostenible de gestión socio ambiental que debe ser replicado en el litoral peruano.

Enlaces de interés:
Minam reconoce a APRO Pisco como modelo sostenible de gestión socio ambiental.
Reconocimiento a APRO Pisco como aliado estratégico para la Reserva de Paracas.