El consumo frecuente de pescados azules ayuda a prevenir y tratar el Síndrome de Párkinson

Gracias a su contenido de omega 3, el consumo de bonito, jurel y caballa contribuye al buen estado de las células y conexiones neuronales.

Lima, 10 de abril del 2017.- La Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) recordó que el consumo frecuente de pescados azules, como el bonito, jurel y caballa, podría ayudar en la prevención y tratamiento del Síndrome de Párkinson, porque contribuye a mantener en buen estado las células cerebrales y las conexiones neuronales.

En el Día Mundial del Párkinson, la nutricionista de la SNP, Lorena Romero, explicó que, además de prevenir dicha enfermedad, los altos contenidos de omega 3 y los aminoácidos esenciales del pescado contribuyen a la síntesis de la dopamina, el neurotransmisor que las personas con esa enfermedad tienen en cantidades insuficientes.

Asimismo, señaló que para gozar de esos beneficios es importante consumir regularmente pescados azules, en promedio dos veces por semana, en preparaciones como guisos sin aceites, a la plancha, al horno, al vapor o en cebiche.

Cabe recordar que el Párkinson es un trastorno neurodegenerativo, crónico e invalidante, que afecta el sistema nervioso central, y es causado por la muerte de neuronas, entre ellas las denominadas dopaminérgicas, que son las encargadas de producir la dopamina, un neurotransmisor muy importante para la función motora.

La nutricionista de la Sociedad Nacional de Pesquería también explicó que se desconoce una cura para la enfermedad, pero la medicación y los cambios de estilo de vida, especialmente en la alimentación diaria, puede ayudar a reducir sus síntomas.

En este sentido, Romero concluyó que los pescados azules juegan un rol fundamental en la prevención y tratamiento de esta enfermedad, cuya cura se sigue investigando en diversas partes del mundo.