Algunos elementos ecológicos y comportamentales para definir un hábitar pelágico