Desarrollo Infantil Temprano: Del discurso a la acción

Cayetana Aljovín
Presidenta SNP
Revista de la Cámara de Comercio de España en el Perú

El compromiso es la capacidad de cumplir con los acuerdos asumidos de manera consciente y responsable, de convertir una promesa en realidad, y de pasar del discurso a la acción.

Hoy, podemos decir que el sector privado formal en el Perú está comprometido con el Desarrollo Infantil Temprano, y una muestra de ello es que muchas empresas están desarrollando iniciativas y programas que contribuyen -como país- a alcanzar las metas y compromisos que buscan tener futuros ciudadanos saludables y con oportunidades.

Por ejemplo, dentro del Comité de Derechos Humanos y Empresas de Confiep, se impulsó un estudio para identiicar las buenas prácticas empresariales. Así, logramos identiicar a 72 empresas con programas e iniciativas concretas vinculadas a la niñez en temas de salud, educación, desarrollo sano, entre otros.

Uno de estos ejemplos es el caso de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) y sus empresas agremiadas, las cuales, en los últimos años, vienen desarrollando campañas para enfrentar -de forma concreta- flagelos que golpean al país, como la anemia y la desnutrición infantil, entre otros.

Así, como gremio empresarial, la SNP puso en marcha en el 2019, su programa de responsabilidad social denominado “Armada de Hierro”, con el objetivo de reducir la anemia infantil en zonas pesqueras. En una primera etapa, de la mano de EsSalud, el foco ha estado puesto en los hijos e hijas menores de tres años de los colaboradores de las empresas asociadas. Así hemos impactado a más de 11,000 niños quienes recibieron tamizaje y otros controles para prevenir y, de ser necesario, tratar problemas en su alimentación. Por su parte, los padres también recibieron información nutricional sobre cómo alimentar mejor a sus hijos, teniendo al pescado, en especial a los azules, como el bonito, jurel y la caballa, como un aliado importante para este fin.

En el 2020, tenemos dos objetivos en torno a este programa. El primero es que el 100% de los hijos de los colaboradores de la industria pesqueras estén libres de anemia. El segundo objetivo es pasar a la siguiente etapa del programa y, en esa línea, ya se trabaja en un convenio con el Ministerio de Salud, con el fin de ampliar los beneicios de “Armada de Hierro” a la población de la zona de inluencia pesquera. De esta manera, nuestra industria contribuye de forma activa a la meta del Estado de reducir la anemia infantil al 19% al 2021.

Otros ejemplos son el programa “Volar” de Minsur y Aporta, “Ponle Punche, ponle hierro” de Alicorp, “Crecer bien” de Nestlé, “Tambos Pesqueros Diamante” de Pesquera Diamante, entre muchos más. Como vemos, desde el sector privado se muestran ejemplos donde se ha pasado del discurso a la acción, pero no debemos quedarnos allí. Y es que si queremos un país competitivo y productivo no podemos dejar de lado los indicadores de anemia y desnutrición de nuestros niños y niñas. Ahora mismo, es preocupante que solo uno de cada cuatro padres sepa que la edad más importante para su hijo o hija es de cero a tres años, y que existan regiones donde los niveles de anemia superan el 80%.

Por ello, creemos ha llegado la hora de poner todos los reflectores en el Desarrollo Infantil Temprano pues es una etapa clave, de la cual depende si a futuro tendremos ciudadanos que puedan desarrollar todo su intelecto y aseguren un crecimiento económico sostenible al país, porque la lucha contra la anemia es un tema moral pero también económico.

En este 2020, estamos seguros que, si todos nos sumamos, podemos hacer la diferencia. Enfrentar el flagelo de la anemia y la desnutrición no es un trabajo de unos cuantos, sino de todos. Comprometámonos, porque cuando los peruanos nos unimos logramos grandes objetivos.