La pesca para el consumo humano en los ultimos años

Ing. Jorge Vigil Mattos
Jefe de la Oficina de Economía y Estadística Pesquera – SNP

La Sociedad Nacional de Pesquería analizó los últimos ocho años de la pesca (artesanal e industrial) peruana y reporta que la pesca para el Consumo Humano Directo – CHD ha aumentado considerablemente. Esto se deduce del análisis realizado con las cifras oficiales de pesca por especie y su uso industrial publicadas en el portal del Ministerio de la Producción.

Lo que primero observó la SNP fue el incremento de participación de la pesca para CHD, que hoy representa el 17% de la pesca total, esto es un aumento de cinco puntos porcentuales en los últimos ocho años.

El análisis realizado en los últimos ocho años de pesca considera dos periodos: 1) entre los años 2004-2007 en los que se pescó en promedio unas 917,209 toneladas; y 2) el que comprende los años 2008-2011 donde se capturaron 1’093,810 toneladas. La variación observada fue de un incremento del 19% de la pesca para consumo directo entre ambos períodos. Este crecimiento se debería al efecto positivo de haber aplicado a partir del 2008 el sistema de Límites Máximos de Captura por Embarcación o sistema de cuotas individuales para la pesca de anchoveta.

Los rubros más beneficiados fueron las industrias del congelado y enlatado que crecieron en un 39% y 18%. Sin embargo, la pesca para la venta en fresco disminuyó ligeramente en un 2.5%.

Cabe indicar que durante los años 2009-2011 nuestras aguas han sufrido el efecto de un enfriamiento que desencadenó un efecto La Niña, que afectó la captura de especies importantes como el Atún, la Caballa y principalmente el Jurel (en el 2010 sólo se capturaron 17,560 toneladas). A pesar de ello, el resto de especies experimentaron un fuerte incremento destacando la Anchoveta, el Bonito y el Perico; y durante el 2011 hubo una importante recuperación en la pesca del jurel y la caballa.

La SNP manifestó que las actuales condiciones oceánicas son anómalas debido a la incursión de aguas cálidas por efectos de ondas Kelvin provenientes del Pacífico central y una aceleración de la corriente subsuperficial de Cronwell que impactaron la costa norte del país; pero que el fenómeno de El Niño está descartado, según información científica. Se espera que estas condiciones se normalicen próximamente y que los temores generados en la población se disipen lo permitirá mantener el ritmo de crecimiento de este rubro.