Luchando contra la Pesca Ilegal

Elena Conterno
Presidenta SNP
Industrias Pesqueras

Las actividades ilegales ponen en riesgo la sostenibilidad de los recursos pesqueros, por tratarse de acciones que aumentan el esfuerzo pesquero y la pesca misma más allá de lo saludable para los recursos. Además de ello, afectan el ordenamiento que debe existir en la pesquería para la buena actuación de los actores así como su cumplimiento normativo y tributario.

En general, la pesca ilegal esta acompañada por problema de contaminación, en que los actores no solo cumplen las normas de captura sino también las ambientales. Es decir, todo un circulo vicioso del mal.

En el caso peruano, desde 2009, el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) ha alertado con preocupación que el esfuerzo de la pesca artesanal en el país sigue creciendo y pone en riesgo la sostenibilidad de los recursos. Así, a pesar de que actualmente esta prohibida la construcción de nuevas embarcaciones, lamentablemente se siguen construyendo de manera impune para luego salir a pescar de manera ilegal.

De acuerdo a lineamientos de la FAO, no se debe autorizar un mayor esfuerzo pesquero para las pesquerías plenamente explotadas, pues ello implica atentar contra su manejo sostenible. La misma organización internacional resalta que el control del esfuerzo pesquero es una de las medidas mas importantes para la adecuada gestión de las pesquerías.

Resulta relevante frenar la construcción ilegal de embarcaciones, lograr plena trazabilidad en la pesca de las embarcaciones grandes y pequeñas, y hacer mandatario el uso del sistema satelital para las embarcaciones al menos las de mas de 10m3-, de tal forma de vigilar que pesque quién, cuándo y donde hay autorización.

En este contexto, son claves dos normas aprobadas en el 2018 en Perú: el Decreto Legislativo N°1392 referido a la formalización de las embarcaciones existentes sin permiso, en que se les dará acceso a pesquerías que no estén plenamente explotadas; y, el Decreto Legislativo N°1393 referido a la interdicción, que apunta a poder ser mas eficaz frente a la construcción ilegal de embarcaciones a futuro, y en general frente a la pesca ilegal.

Este marco normativo sumado a las acciones de control que se están realizando por parte del Estado configura un escenario favorable para frenar, de una vez por todas, la pesca ilegal.

Enfrentarse a esta actividad no es ni sera tarea fácil pues se encontrara una resistencia de aquellos que se encuentran en la ilegalidad. Por eso sera necesario que en esta batalla los trabajadores formales trabajen junto al Estado en sus distintos estamentos, tanto el Ministerio de la Producción -a cargo de la pesca-, como el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental, la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria, gobiernos regionales, asi como Ministerio Publico y Poder Judicial.

Está además la pesca en mar peruano, cerca de las 200 millas, en que flota extranjera hace incursiones no autorizadas para capturar recursos pesqueros. La tecnología y la web Global Fishing Watch permiten ver que son cerca de 500 barcos extranjeros que pescan frente a nuestras costas, algunos de los cuales ingresan a nuestro mar y otros se vuelven fantasmas al presumible mente apagar su dispositivo de seguimiento. Es importante que los países bandera de la flota que pesca en mares distantes asuman liderazgo en procurar las buenas practicas de sus embarcaciones y pescadores.

No más construcción de embarcaciones ilegales. No más astilleros ilegales. No más pesca ilegal. Si a la sostenibilidad de nuestras pesquerías. Dejemos a las demás generaciones la posibilidad de conocer lo maravilloso que es el mar y las especies que viven en él.