Monitorear o monitorear, he ahí el camino

Elena Conterno
Presidenta SNP
Correo Chimbote

En los últimos días, desde la Sociedad Nacional de Pesquería hemos saludado la programación de una nueva Operación Eureka, como parte de un proceso de monitoreo continuo de la situación actual de la biomasa de anchoveta en el marco de la Segunda Temporada de Pesca en la zona Norte Centro.

Solo el monitoreo continuo del recurso basado en ciencia y data permitirá un conocimiento real de su estado y ello permitirá aplicar las medidas adecuadas para la sostenibilidad de la anchoveta.

Al respecto, resulta necesario aclarar a la opinión pública que el gremio industrial pesquero más que esperar que las anchovetas por debajo de la talla permitida crezcan durante el periodo que dure la suspensión temporal, lo que espera es que los cardúmenes de adultos se reagrupen para poder pescarlos sin afectar a los juveniles.

A nosotros más que nadie nos interesa cuidar a la anchoveta. Por ello desde el día 1 de la temporada tomamos acción para evitar la pesca de juveniles, y desde el día 4 parqueamos las embarcaciones en espera de mejores condiciones.

Entonces, ¿cómo se puede hablar de depredación por parte de la industria pesquera en un momento en el cual los barcos están parqueados? ¿A qué o a quiénes responden estos mensajes? Desde la SNP y nuestras empresas asociadas estamos comprometidos con un adecuado manejo de las pesquerías, respetando las vedas, cuotas y fiscalizaciones que establecen las autoridades.

Ello en consideración de los miles de trabajadores que dependen de esta actividad, de la viabilidad de las empresas, de los ingresos que recibe el Fisco por aportes e impuestos, así como de las divisas que entran al país por las exportaciones.

Estaremos atentos a los resultados del monitoreo que realiza Imarpe, y en el momento en que el monitoreo dé resultados positivos recién volveremos a salir a pescar.

Foto: PRODUCE