Pescado santo

Cayetana Aljovín
Presidenta SNP
Diario Correo

El mar peruano es uno de los cinco mares más productivos del planeta, y la actividad pesquera en el Perú data de miles y miles de años atrás.

Así, Julio C. Tello afirmaba que “los testimonios prueban la activa explotación que se hizo de los recursos naturales de la costa. El mar Pacífico (…) fue explotado ventajosamente por los indios desde la más remota antigüedad. La variada fauna de moluscos, crustáceos, peces, mamíferos y aves marinas constituyó su principal riqueza”.

Y en este sentido, lo fundamental es poder observar que esa abundancia permanece intacta en la actualidad.

Una muestra de ello, son los niveles de biomasa de la anchoveta, la cual se mantiene estable desde hace más de 10 años y cuenta con un promedio de 8.4 millones TM como consecuencia del ordenado manejo de nuestra industria pesquera. Cabe señalar que estos niveles son similares a los que se tenían en la década de los años sesenta.

Ello, sin embargo, no es fruto del azar sino del trabajo esforzado del sector pesquero en términos de sostenibilidad; esfuerzo que ha sido reconocido por la FAO, quien destaca la productividad y sostenibilidad de la anchoveta, y recalca que las capturas del stock peruano, compartido con Chile, impulsó el crecimiento de la pesca en 7% a nivel mundial, y ubica a la anchoveta peruana dentro de los niveles biológicamente sustentables.

Pero, por otro lado, un dato que nos preocupa es que el promedio de consumo per cápita de pescado en nuestro país todavía está por debajo de los 20 kilos al año; es decir, se consume un kilo de pescado cada tres semanas y en regiones como Apurímac, Huancavelica, Puno y Cusco, una vez al mes.

Hoy viernes santo, donde muchas familias tendrán un pescado en su mesa, es momento de reflexionar sobre las políticas eficientes que permitan a todos los peruanos poder acceder a esta fuente de proteína, lo cual pasa por asegurar la cadena de frío y formalizar a nuestros esforzados pescadores artesanales, capacitándolos y brindándoles las herramientas necesarias para asegurar una actividad exitosa.