Industria pesquera: Contribución a la economía peruana

 

La industria pesquera es un sector que genera empleo formal, ingresos para el Estado y exportaciones que tienen impacto económico a nivel descentralizado, gracias a que buena parte de las actividades extractivas y de procesamiento de ingredientes marinos tienen su centro de operaciones en ciudades costeras del interior del país.

En el periodo enero-junio de 2017, el sector pesca aumentó en 82.85%, contribuyendo positivamente en el PBI del primer semestre del año. De acuerdo con EY, el sector pesquero peruano logrará consolidarse como el de mayor aporte al PBI nacional al cierre del 2017, gracias a la mayor captura de anchoveta, que generó, junto con el inventario de harina del cierre del año 2016, un gran volumen de exportación de harina de pescado.

En 2017, la industria pesquera también contribuyó a la recuperación de la industria manufacturera, golpeada por la crisis externa. Asimismo, ayudó a recuperar el dinamismo económico de las ciudades afectadas por el Niño Costero: https://goo.gl/HLExwi

En el documento Aportes al debate en pesquería Relevancia del Sector Pesquero en la economía peruana se destaca que la pesquería representa el 2% del PBI total nacional (cifras al 2012). Sin embargo, este referente ha caído en los últimos años, debido a las anomalías climáticas y a las políticas contrarias al desarrollo de la industria pesquera durante el gobierno de Ollanta Humala (Más información en la sección Errores en la Política Pesquera).

 

Exportaciones pesqueras

El sector pesquero se ubica dentro del grupo de las cuatro actividades económicas con mayores ingresos de divisas al país, según el Banco Central de Reserva del Perú. Representa aproximadamente 7% de las exportaciones peruanas.

A nivel del mercado mundial, las exportaciones pesqueras peruanas también se posicionan en un nivel expectante y en el caso de envíos de ingredientes marinos lidera el ránking de acuerdo con el Anuario Estadístico de la IFFO 2015. Perú es responsable por aproximadamente el 25-30% de la producción mundial de harina y aceite de pescado.

La Sociedad Nacional de Pesquería, en un esfuerzo de transparencia, publica mensualmente información sobre los envíos peruanos al mundo de ingredientes marinos, así como de conservas, congelados, seco, curado y otros como peces ornamentales, algas marinas, corales y otros. Dicho documento se elabora sobre la base de información pública proporcionada por la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat).

  • – Exportaciones pesqueras peruanas por año:

Actualizado a Enero del 2018
2018201720162015201420132012

 

Flota industrial pesquera

La industria pesquera peruana tiene como activos a 834 embarcaciones y 110 plantas, lo que equivale a una inversión de US$ 7,000 millones. La flota industrial está compuesta por diferentes artes o sistemas de pesca: flota con redes de cerco, flota con redes de arrastre, flota con artes de pesca multipropósito y sistema de trampas, las mismas que están distribuidas en todo el litoral para extraer diversas especies hidrobiológicas.

Las empresas asociadas a la Sociedad Nacional de Pesquería trabajan principalmente con redes de cerco, que es el arte que se utiliza para capturar recursos como anchoveta, jurel y caballa. Ello teniendo en cuenta las medidas de sostenibilidad y los permisos respectivos por embarcación, otorgados por el Ministerio de la Producción.

Cuadro 1 – Composición de la flota industrial de anchoveta

Verdaderos aportes

Uno de los mitos en torno a la industria pesquera de anchoveta es una supuesta baja contribución a los ingresos del Estado. Sin embargo, lo cierto es que más del 95% de los aportes que entregan todas las pesquerías en el Perú provienen de la industria de la anchoveta, a pesar de que hay otras muy importantes, como la pota, el jurel, la caballa, que tienen distintos regímenes.

En el caso de la pesca de la anchoveta, solo en el 2016 se realizaron aportes por un total de US$ 40.01 millones, de los cuales el 50% corresponde a aportes por concepto de fiscalización pesquera, que incluye el Sistema de Seguimiento Satelital (SISESAT) y el Programa de Vigilancia y Control de Pesca y Desembarque en el Ámbito Marítimo. Mientras que el 21% del monto total corresponde a los aportes extraordinarios que realizan las empresas pesqueras de anchoveta al Fondo de Jubilación, y 4% es para el Fondo de Compensación para el Ordenamiento Pesquero.

El restante 26% corresponde a los derechos de pesca que pagan las empresas. La industria pesquera de anchoveta es prácticamente la única que paga derechos de pesca.

Cuadro 2 – Derechos de pesca y otros aportes

Sumando los diferentes conceptos, se pasó de US$4 por TM en el 2008 a casi US$15 por TM en el 2016, una cifra alta incluso si se la compara con Nueva Zelanda que cuenta con una pesca más desarrollada.

Adicional a estos pagos están el impuesto a la renta (29,5%) y la participación de los trabajadores en las utilidades (10%).

Asimismo, un estudio de la consultora EY Perú concluye que el aporte del sector pesquero peruano es mayor al que realizan otros importantes sectores de nuestra economía, como el minero. Así, la pesquería industrial paga 46.2% como porcentaje de la utilidad operativa versus 44.6% que paga la minería.