Rescatando a Nemo

Cayetana Aljovín
Presidenta SNP
Revista Stakeholders

Al 2030, los países, las empresas y los organismos de la sociedad civil debemos haber alcanzado los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) vinculados a los desafíos globales de sostenibilidad, pobreza, desigualdad, clima, paz y justicia.

Según la ONU, los océanos sirven como la mayor fuente de proteína del mundo. Es por ello que el ODS 14 se refiere a la Vida Submarina y tiene como finalidad gestionar y proteger los ecosistemas marinos para evitar efectos adversos importantes.

En este contexto, hay que destacar que el Perú es considerado uno de los 17 países con mayor diversidad en el mundo, y su ecosistema marino está entre los cinco más productivos del planeta. De ahí el reto de preservar esa biodiversidad marina.

El ODS 14 hace un llamado al cuidado activo del mar por parte de las empresas y la ciudadanía. La gestión prudente de este recurso esencial es una característica clave del futuro sostenible, y por ello se plantea ir de la mano con la participación científica y la inclusión de los pescadores artesanales; así como del manejo adecuado de los recursos.

El compromiso de la industria pesquera peruana con el cuidado del medio ambiente y la vida submarina está en su ADN, toda vez que la sostenibilidad es requisito indispensable para el presente y futuro del sector.

En ese sentido, somos reconocidos a nivel mundial por aplicar un sistema de reordenamiento del recurso anchoveta y merluza, así como cuotas globales para el jurel y caballa. En el caso de la anchoveta, gracias a este sistema se ha logrado que su biomasa se mantenga estable desde hace más de 10 años, debido a que solo se pesca el 35% del recurso, dejando el resto para su adecuada renovación.

Por otro lado, hemos logrado ser una industria que cuida no impactar en el ambiente respetando los Límites Máximos Permisibles de efluentes, a través de plantas de tratamiento que reducen su carga orgánica, el cual es vertido fuera de las bahías mediante emisores submarinos que evitan contaminar el mar.

Pero no solo eso. También ante la creciente preocupación que existe por la protección de las especies en peligro debido a la mortalidad causada por diversos factores, entre ellos, la captura involuntaria en la actividad pesquera, hemos puesto en marcha el programa privado de Observadores a Bordo denominado “Salvamares”.

Esta iniciativa de la Sociedad Nacional de Pesquería junto a sus empresas asociadas Austral Group, CFG-Copeinca, Diamante, Exalmar, Hayduk y TASA, es la primera experiencia de todo un gremio en pro del cuidado de la biodiversidad marina.

En “Salvamares” se capacita a los tripulantes de la flota industrial para la correcta liberación de especies marinas capturadas de manera involuntaria durante las faenas de pesca; pero además estos tripulantes son pieza fundamental para recoger información in situ, a través de las bitácoras de pesca, la cual permitirá conocer y mitigar la interacción entre la flota y las especies marinas, como es el caso de las tortugas marinas, lobos de mar, pingüinos, guanayes, piqueros de patas azules, entre otras.

Del 2017 a la fecha ya se ha logrado que 46 embarcaciones de la flota industrial participen en “Salvamares”. El objetivo es que el 100% de nuestros barcos sean parte de esta iniciativa.

Desde la SNP y sus empresas asociadas estamos seguros que al 2030, habremos alcanzado el objetivo del ODS 14 debido a la destacada contribución del Perú, la cual obedece a un trabajo conjunto entre el sector público y privado.

Foto: TASA