Salud: Consumo de pescados azules previene y controla diabetes

Al celebrarse el Día Mundial de la Lucha Contra la Diabetes, la nutricionista de la SNP explicó que ese tipo de pescados tiene mayores ventajas que otros alimentos.

Lima, 15 de noviembre del 2017.- El consumo frecuente de pescado, especialmente los llamados azules, como atún, caballa, jurel o bonito, ayudaría a prevenir la diabetes y, además, a controlar los niveles excesivos de azúcar en la sangre que generan múltiples complicaciones, una vez que se ha confirmado la enfermedad.

Al celebrarse el Día Mundial de la Lucha Contra la Diabetes, la nutricionista de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), Lorena Romero, explicó que este alimento es fundamental en cualquier plan de alimentación que busque controlar y reducir los niveles de riesgo de sufrir complicaciones crónicas provocadas por esta enfermedad.

Sostuvo que los pescados azules tienen mayores ventajas en los procesos de prevención y tratamiento de la diabetes, en comparación con otros alimentos, por sus proteínas de buena calidad y digestibilidad, así como por su gran variedad y cantidad de minerales y ácidos grasos Omega 3 que son fundamentales para el organismo.

La nutricionista del gremio pesquero peruano advirtió que aunque la diabetes no tiene cura, la persona con diabetes puede tomar medidas para controlar su enfermedad y mantenerse sana, principalmente a través de cambios en su estilo de vida, incluyendo una alimentación saludable.

En ese sentido, recomendó consumir los pescados azules dos veces por semana en preparaciones como guisos sin aceites, a la plancha, al horno, al vapor o en ceviche; y evitar freírlo, para aprovechar al máximo todos sus nutrientes.

Lorena Romero recordó que la diabetes es una enfermedad que se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre es demasiado alto, porque la insulina, la hormona que produce el páncreas, no ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese en las células para usarse como energía.

“En el caso de esta enfermedad, la insulina no es utilizada adecuadamente y la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células. Y, con el tiempo, este exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas de salud”, sostuvo.

Foto: Comunicaciones SNP