Salvador Peraltilla: “Existe un nuevo pescador comprometido”

Salvador Peraltilla, biólogo marino. Experto del área de Oceanografía y Sostenibilidad Pesquera de TASA habla de esta labor responsable en el Perú.

Lima, 08 de agosto de 2016.- El Perú es un país lleno de riquezas difíciles de comparar en el mundo. Dentro de las maravillas dadas por la naturaleza se encuentra el Mar de Grau, conmemorado en el presente año. Este escenario nos ha regalado muchas bondades y empleo para una gran legión de personas. Pero, al igual que da, es deber de todos retribuir y cuidar nuestro espejo natural por ser una fuente importante de vida y desarrollo. En esta entrevista, Salvador Peraltilla habla de la labor renovada que ejercen las organizaciones en torno a este importante rubro.

¿Qué es una pesca sostenible?

Es aquella pesca que se encuentra dentro de un marco legal, que es normalizada. Además, en esta labor hay que estar atento al cuidado de los recursos, los implementos y el personal que se encuentra capacitado para no dañar la biodiversidad marina.

¿Bajo qué organización se rige la pesca sostenible?

La FAO lidera todo lo que son los ecosistemas del mundo, y el Perú se rige por las normas impuestas. Bajo su dirección se encuentra el Imarpe, que ayuda a que estas reglas se puedan cumplir. Asimismo, se encuentran las ONG que apoyan a estas disciplinas.

¿Existe un código de pesca responsable?

Sí, el Ministerio del Ambiente tiene un procedimiento para cada tipo de recurso, entre ellos la pesca. En una lista se encuentra todos los datos para saber qué tipos de especies están en peligro y demás situaciones. Por ello, en cualquier movimiento de pesca, nos guiamos por estas reglas. Pero además, cada empresa debe tener un código interno para sus planes operativos tal y como tiene nuestra organización.

¿Cuáles son las técnicas de pesca utilizadas?

Las técnicas utilizadas son la pesca de cerco para la variedad de anchoveta. En el caso de la labor internacional, algunas empresas emplean la técnica de la pesca de calamar gigante.

Pero este tipo de técnicas daña de algún modo la superficie marina…

No, porque se realiza en la superficie del mar evitando el daño a las arrecifes marinas. En el caso de la pesca de arrastre, sí es más perjudicial ya que las especies se esconden en esas áreas, este tipo de trabajo es usado en el norte por algunas empresas que se encuentran reguladas; y para los informales ya está en camino de prohibición.

¿La pesca informal es un impedimento para la pesca responsable?

En cierto modo, sí, pero hay que recordar que la mayoría de ingresos en cuestión de pesca es gracias al trabajo artesanal, ya que da alimento y vivienda a muchas personas, claro que de algún modo a veces perjudica el trabajo que venimos haciendo nosotros.

¿Cuáles son las implementaciones o iniciativas para la buena práctica?

Una iniciativa es la autoveda. Nuestra empresa, por ejemplo, si encuentra una zona donde hay pesca joven, evita trabajar en ella. Otro caso es que al momento de la labor recogemos residuos como el plástico para luego donarlo a una fundación.

¿Cuál es el resultado de esta buena práctica?

De primera mano, tenemos la sensibilización de avistamientos, ya que el pescador se siente comprometido con el ecosistema y lo ayuda. Las implementaciones que se toman en cada empresa hacen que tengan un mejor manejo de la información. Por ejemplo, tener una bitácora por cada barco como lo hace nuestra empresa.

¿Se podría decir que el Perú es responsable socialmente con el ejercicio de la pesca?

Tras las implementaciones hechas y el seguimiento de estas reglas, el Perú, después de 5 años, a podido dar grandes pasos con respecto a la pesca para hacer el bien. Además, ha avanzado muy rápido y eso se debe a un proceso largo de cambios en la misma empresa y la filosofía; y todo se debe al trabajo y las capacitaciones y mejoras continuas. Por otro lado, gracias a las cadenas de valores y tendencias en el día a día, se puede decir que existe un nuevo pescador comprometido.

¿Cómo define al nuevo pescador?

Es aquel que está enfocado en temas de cuidado ambiental y de seguridad, y que utiliza sus implementos y guías. Antes de salir a pescar, es el que crea conciencia gracias a su proactividad. Además, tiene iniciativa de desarrollo, pues él mismo dice y piensa que el lugar donde trabaja es parte de un futuro prometedor. Por ello no hay que esperar la participación del Estado, ya que el cambio viene de cada uno de nosotros.

DATO

Salvador Peratilla. Jefe de Oceanografía y Sostenibilidad Pesquera de TASA. Estudió una maestría en Ciencias del Mar en la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Hoy busca fomentar una nueva visión del pescador.

2010 inicio del cambio pesquero sostenible.

7 empresas, actualmente, son responsables con la pesca.

Fuente: Diario Correo