SNP: Fortificar alimentos a partir de la anchoveta es clave para combatir desnutrición infantil

Presidenta del gremio, Elena Conterno, señaló que en los productos de la panificación se podría incorporar una buena cantidad de nutrientes sin necesidad de variar los hábitos alimenticios.

Lima, 31 de mayo de 2017.- La Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) consideró que la Agenda de Innovación Tecnológica en el uso de los nutrientes de la anchoveta para la fortificación de alimentos será una importante vía para combatir la desnutrición de los niños de entre cero y tres años de edad.

A inicios de este año, el gremio pesquero presentó un proyecto para que los nutrientes de la anchoveta, ricos en Omega 3, vitaminas y proteínas, sean incorporados en alimentos de alto consumo de la población, como el arroz, los fideos, el pan y la leche.

Durante su exposición en el I Congreso Internacional de Innovación para el Desarrollo Sostenible, organizado por la Universidad de Lima, la titular de la SNP, Elena Conterno, sostuvo que los programas estatales de combate a la desnutrición infantil tienen problemas para llevar alimentación a los niños de hasta tres años, porque esta población aún no va al nido o a la escuela, y es más difícil llegar con apoyo nutricional a hogares de zonas alejadas.

“Llegar a los hogares es más complejo para el Estado porque tendría que hacer grandes compras, luego ver la distribución y con el reto adicional de que efectivamente los alimentos sean consumidos por los niños. En cambio -como señalan los grandes gurús, el enriquecimiento de alimentos es la vía más efectiva para llegar a esta población, que tendría daños irreversibles si sufre un proceso de desnutrición”, explicó Conterno.

Al respecto, la presidenta del gremio empresarial aseguró que la industria pesquera está convencida del valor nutricional de la anchoveta, ya que es buena para la nutrición y la salud. Sin embargo, lamentó que no exista un hábito de consumo de esta especie por parte de la población, dado que se trata de un alimento con olor y sabor fuertes.

En ese sentido, destacó el concepto de enriquecer alimentos que ya consumimos de forma cotidiana, para que tengan un mayor contenido nutricional, es decir, encontrar alimentos-vehículos, donde se agregan los nutrientes de la anchoveta para que llegue a las personas “casi sin darse cuenta y sin cambiar sus hábitos alimenticios”.

La economista resaltó también la abundancia de este recurso, considerando que -en un año normal- la industria pesquera suele extraer entre 5 y 6 millones de toneladas de anchoveta, lo cual representaría unos 200 kilos del producto por peruano anualmente. “Estamos hablando de grandes cantidades del recurso que podemos aprovechar”, anotó.

AVANCES
La líder empresarial comentó que el 75% de lo que produce la industria peruana de ingredientes marinos (harina y aceite de pescado) es destinado a la acuicultura, es decir, llega de forma indirecta a las personas. Otra vía -añadió- es el concentrado de aceite que se puede conseguir en las farmacias como pastillas de Omega 3, el cual lleva el aceite de la anchoveta.

“En el estudio hemos identificado las brechas. Uno de los obstáculos tiene que ver con las características de la anchoveta que son su olor y sabor fuertes, además existen limitaciones tecnológicas y comerciales, así como la dificultad de incluir los nutrientes a alimentos sin afectar el sabor u olor del producto en sí”, manifestó.

En el estudio de hábitos de consumo se identificó al arroz, fideos, leche y pan como alimentos-vehículos para fortificar y que sean consumidos particularmente en zonas de alta tasa de desnutrición infantil.

Señaló que una fortaleza es el alto crecimiento del mercado de alimentos funcionales y nutracéuticos, que están despuntando de la industria de alimentos tradicionales, pues se espera que para el año 2020 muevan alrededor de 480 mil millones de dólares y muestren tasas de crecimiento de 15% anual.

Conterno mencionó que, para que el proyecto sea exitoso, es necesario intervenir desde la embarcación que extrae el recurso, pues con una refrigeración adecuada a bordo se evitará que se acentúe el sabor y olor de la anchoveta, producto de la oxidación.

“Vamos a generar un producto que sirva para enriquecer alimentos de la panificación, donde podríamos incorporar una cantidad relevante de proteína sin cambiar las características del alimento”, sostuvo.

Finalmente, la presidenta de la SNP señaló que el Perú es hoy el primer productor de harina y aceite de pescado que se destina principalmente a la acuicultura, “pero tenemos que ver la forma de insertarnos en el mercado de alimentos funcionales y nutracéuticos, para llevar más nutrición a la población casi sin que tengan que variar sus hábitos alimenticios”.

Si desea consultar la agenda de Innovación puede visitar la siguiente dirección: https://www.snp.org.pe/agenda-de-innovacion-tecnologica-para-la-utilizacion-de-la-anchoveta/

Foto: Comunicaciones SNP