Vida submarina y pesca responsable: dos caras de la misma moneda

Cayetana Aljovín
Presidenta SNP
Diario Correo

En el marco del Foro Perú Sostenible y en medio de esta lamentable situación política, pudimos discutir acerca de los retos y desafíos que enfrenta el país para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Si bien el sector pesquero impacta en varios de ellos, hay uno que está directamente vinculado a nuestra industria: Vida Submarina.

En este contexto, la pregunta que nos hicimos fue ¿estamos cerca o estamos lejos de alcanzarlo? y llegamos a la conclusión que el Perú ha realizado importantes avances para proteger la Vida Submarina con resultados concretos.

En primer lugar, en el caso de la anchoveta, el proceso de ordenamiento pesquero consolidado con la ley de cuotas individuales, donde solo se pesca hasta el 35% de la biomasa y se deja el 65% para su adecuada renovación, así como con una estricta regulación de la pesca de juveniles ha permitido que la biomasa permanezca estable desde hace varios años con una cifra de 8.5 millones de toneladas.

Por otro lado, la inversión realizada por el sector en temas de mejora ambiental, que superan los US$ 500 millones, ha permitido que bahías como la de Chimbote y Pisco estén siendo recuperadas, gracias a que se cuenta con modernas plantas de tratamiento de residuos y emisores comunes que protegen el mar. Lamentablemente, este esfuerzo no ha venido acompañado de inversiones por parte del Estado. Por su parte, un dato importante a considerar, es que una pesca responsable cuida de manera permanente el Planeta.

Así, el reconocido científico Ray Hilborn estimó que recortar en un millón de TM de pesca de anchoveta peruana, implicaría sembrar 5 mil km2 de cultivos de soya en la selva brasileña, debido a que la acuicultura se vería en la obligación de sustituir la proteína de la anchoveta por el alimento agrícola. Ello traería como consecuencia la eliminación de 20 mil millones de hectáreas de la Amazonia, la extinción de 1 millón de papagayos, la muerte de 100 mil aves y de otras especies.

Sigamos en el esfuerzo de asegurar una pesca responsable y comprometámonos a erradicar la pesca ilegal, esa que no respeta las 5 P’s de la sostenibilidad: Personas, Planeta, Pactos, Paz y Prosperidad.